Pennys & Irish dancing

by Alberto Sesma Mendía

 Lunes de nuevo, empezamos nuestra última semana ¡qué penita! Realmente llevamos unos días de no parar, excursiones por aquí, quedadas por allá… aprovechando el tiempo al máximo que es lo que nos habíamos propuesto desde el principio que, al fin y al cabo, solo vamos a estar aquí tres semanitas, ¿no?

Por la mañana nos levantamos prontito fuimos a clase y nos pasamos la mañana en el College, como siempre. En el recreo, como estábamos esperando al fontanero porque nos tenía que arreglar las cañerías, subí a casa a recoger unas cuantas cosillas para que no se fuera asustado por el desorden que había, pero antes, decidí esperar a Alberto para decírselo y que no me esperara. Vale, pues en los 3 minutos que pasé sola en la puerta, Nick, un ucraniano de mi clase que es lo peor de lo peor, que da una mucha grima, que procede de la nobleza ucraniana y que va siempre vestido de Dolce and Gabbana y simplemente por ese hecho se cree un ente superior al resto de estudiantes de la escuela, va y me dice que me acompaña a casa, que no le importa… a pesar de la cara de cromo que se me debió de quedar, el muchacho me acompañó hasta e portal y me dijo que me esperaba a que bajara. Yo, flipando, subí a hacer mis cosas tranquilamente con la esperanza de que cuando bajara no estuviera allí porque se había cansado de esperar. Pero no fue así. Al llegar al portal me lo encontré apoyado en la pared fumando un cigarro y preparado para pedirme que fuer al cine con él esa noche: NOOOOOOOOOOOOO!!!!!!!! a mi no me puede pasar esto, que no se enfrentarme debidamente a esas situaciones, por dios!!!!! pero bueno, la verdad es que salí muy airosa ya que le dije que tenía planes con unos amigos, a lo que él respondió: Ah, con los españoles… con un tono de desprecio bastante considerable! Es que no sé si os he contado ya que este chico odia a Alberto y alguna vez, cuando estoy hablando yo con Nick y Alber llega me dice: Mira, tu amiguito. con el mismo tono de desprecio y se pira, gran alivio para mi, claro está! Así fue como Nick se convirtió para toda la escuela en mi “novio ucraniano”. Es lo peor, os lo juro!

Bueno, a parte de lo de Nick, el lunes en clase me esperaba otra sorpresa, y es que, a Ana, la española de la clase de Alberto, la pasaron a mi clase y se convirtió en la compañera más guay dentro de mi clase de aburridos. Me bacila con mi novio todo lo que puede y más pero al menos nos lo pasamos genial, jejeje!!

Por la tarde, después de comer, estuvimos con Julie de compras una vez más, no es que fueran muy grandiosas esta vez, pero por lo menos pasamos un ratito entretenidos y haciendo tiempo  y reponiendo fuerzas para la noche, que queríamos volver a ir al bar en el que nos enseñaban Irish dances para, esta vez sí, ganar el concurso. Quedamos con Nami, Max, Julie, Yurena, Isma, Aurore y Clemence en la Post office y fuimos juntos hacia el bar, en el que también se encontraba Linda, nuestra profe cantante, con un grupo de alumnos nuevos. Lo volvimos a dar todo, bailamos en grupo, en pareja, en rueda, pero lo más divertido fue que a Alberto le tocó bailar con unos cuantos chicos en plan agarradito… Se lo pasó pipa!!! Para finalizar la noche, participamos en el concurso de baile, que era exactamente iguel que la semana pasada pero esta vez con muchas más parejas participando. Lo hicimos tan bien tan bien tan bien que quedamos finalistas junto con otra pareja, peeero, al final, con un cambio de ritmo de la canción, nos confundimos y el chico que hacía de juez le dio la victoria a la otra pareja… una pena, la verdad!!! No obstante, nos aplaudió todo el bar efusivamente… si esque ya sabíamos nosotros que lo estabamos haciendo genial… ¡¡¡somos unos jefes!!! A las 11, a casita a ver unos capitulitos de Lost y a la camita.