CORK MIDSUMMER FESTIVAL

by Alberto Sesma Mendía

Nuestro primer sábado en Cork fue tranquilito pero intenso. Nos levantamos con tranquilidad, pusimos la casa en orden, la limpiamos un poquito y nos pusimos a hacer unas patatas con chorizo… ricas estaban pero lo que no sabemos es qué clase de bulbos tienen en este país porque no se podían parecer más a un chicle de boomer! Aun así y pese a la falta de aditivos estaban muy buenas.

Quedamos con nuestros friends a la 3 en la estación para ir a un parque junto a la universidad en el que se celebraba parte del festival de música de verano de la ciudad. Era más bien una feria con cinco puntos dentro del parque en los que había diferentes espectáculos.

Para llegar allí, tuvimos que andar una media hora larguita hasta que vimos a nuestra izquierda la preciosa universidad de Cork que es como el castillo de Harry Potter pero en mitad de la civilización. Como podréis ver en las fotos es un paisaje veeerde veeerde con un río, árboles y jardines en los que de repente aparecen edificios encantados con altos torreoness. La verdad es que si nosotros estuviéramos estudiando aquí, nos pasaríamos las horas muertas fuera de clase observando el paisaje, casi como en Soria o Zaragoza, vamos… de verdad, precioso, incluso, cuando estábamos en uno de los jardines vimos que se estaba celebrando una boda, con damas de honor vestidas iguales y todo. Super americano…

Plaza Universidad Harry Potter

Cuando llegamos al festival, nos dimos cuenta de que se trataba más bien de una feria, porque allí no tocaba música ni Perry Maison, pero de todas formas estuvo guay. Vimos 4 o 5 espectáculos, que no es que fueran espectaculares, valga la redundancia, pero por lo menos los “artistas” eran graciosos, hacían chistes y hasta los pillábamos, mira tú!! El primero que vimos fue el de un malabarista con un diábolo y unos cuchillos haciendo el mongui… no lo quiero desprestigiar pero es que su espectáculo no fue muy…en fin

3 en 1

Luego vimos a un francés sin ninguna gracia del cual nos marchamos, una mujer forzuda que hizo un balancín con dos tios fornidos, pero vaya que más que espectáculos eran payasos, un escapista que más que eso era jetista, ya que se saco las cadenas haciendose uso d ela fuerza de la gravedad a trompicones hacia abajo, y finalmente unos BreakDancers Americanos, del mismo Bronx de Nueva Cork los cuales estuvieron genial haciendo chistes y bromas, y bailando; hasta sacaron a una amigo nuestro negro de Senegal ( como tu Modo!!) llamado Mamadou haciéndole bailar. El pobre pasó un poquito de mal rato pero nosotros nos reímos un montón. Destacar un negro gordísmo que hacía las veces de Dj y otras de payaso con medallón y cadenas incluidos.

Mamadou

Acabados los espectáculos nos fuimos con una pareja de españoles ( Yurena e Ismael) que se apuntaron a hacer una cena-fiesta en nuestro piso esa misma noche. Así que de vuelta para casa, tuvimos algunas dificultades para comprar comida ya que aquí ara las 6 está todo más cerrado que en Alcatraz, pero al final nos compramos la cena, unas cervecitas, algo de ron barato y un poco de Baileys de marca blanca para las francesitas. La charla con los españoles estuvo entretenida y una vez todos reunidos, hablamos un poco del ramadán y otros menester, bebimos un poco y acabamos saliendo a las 1,30, con lo que los bares ya estaban casi cerrando, así que echamos la última y para casa.