Martes con sorpresa logronesa

by Alberto Sesma Mendía

Después de una mañana de divertidas y entretenidas clases de speaking con nuestros teachers y classmates, fuimos a casa con una preciosa francesita de 19 añitos ( de madre portuguesa y padre francés que habla perfectamente inglés, portugués y por supuesto español, ya que aquí la mayoría de la gente que está estudiando en el colegio sabe también español) a comernos unos Hot Dogs, ya que en una hora teníamos clase de nuevo de E-learning (clase con ordenadores  a través de Internet para hacer ejercicios prácticos de listening). Así fue como rompimos el hielo con Alice, la francesita, que es además es compañera de clase de Mariana.

En la clase del E-learning, estuvimos con mi teacher Ellie, que es majísima, y con una japo que no se enteraba de nada, una francesa muy graciosa, y mi compañera otra francesa que tenía más bigote que Aznar, era muy agradable y graciosa por lo que la clase fue bastante entretenida además de fructífera, ya que al terminar Ellie, nos dijo que cuando termináramos el curso aquí, al volver a España nos prolongaría el acceso a esta herramienta para que pudiéramos prepararnos el examen para el Advanced con los ejercicios que ellos tienen ahí colgados.

Terminadas las clases nos fuimos a casa a descansar un poco. Comentar que en la vida he dormido tan bien como aquí, no me hace falta ni decir que me voy a echar la siesta, sea la hora que sea, cierro los ojos y me quedo dormido en cuestión de segundos, yo creo que es la tranquilidad de no tener nada importante que hacer, ni presiones, ni nada.

Esta vez le tocaba hacer la cena a Mariana, ya que nos tocaba algo facilito jajaj Salmón a la plancha (y digo nos tocaba porque nos hemos hecho un horario orientativo de las comidas, para aprovechar todo lo que tenemos y no tener que pensar mucho en el momento), así que yo me fui a pegar una duchita, que ya tocaba. Al terminar fui a la cocina-salón para ayudar a Mariana y era tal el olor que había en la habitación que salí corriendo y ambos coincidimos en cenar en la habitación. Así que recreé un comedor con una mesita y dos sillas y ahí cenamos como dos pánfilos, eso sí, Mariana se llevo el olor del salmón en su pelo hasta el día siguiente. Esa noche habíamos quedado con Alice y otras dos francesitas para tomar unas pintillas por ahí y empezar a conocer un poquito Cork. Tras las correspondientes presentaciones nos dirigimos a buscar un pub baratito. Comentaros a las otras dos francesas: una es Clemente, de 18, muy finita, paradita y suavecita en formas y acciones, y la otra es Julie, de 21, más viajada y muy monita también,… la verdad es que no me puedo quejar jeje.

Cena salmonera

Cena intima en la habitacion

Tras pasear un poco por St Patricks Street, la calle principal, limpia y modernita donde esta el Pennis, una tienda realmente barata donde algún día iremos a gastarnos los cuartos jeje, nos dirigimos a un bar donde va todo el mundo al principio, sobretodo españoles ya que las pintas son a 2,90 hasta las 9 de la noche, lo cual es de agradecer. A todo esto a medida que íbamos acercándonos al bar, un chico empezó a acercarse hacia mi con cara de cromo, mariana pensaba que me iban a pegar, y cual es mi sorpresa que una vez que estábamos cara a cara… era OSCAR… el novio de mi amiga Lidia de Villa…en ese momento empezamos los dos a flipar y a decir estupideces en plan.. que haces aquí… te estaba viendo pero no me lo creía… en fin fue alucinante. Y tras un ratillo afuera del bar charlando de que habían venido una semanita de vacaciones a Irlanda, de cosas que había visto y cada poco repitiéndonos el uno al otro que estábamos flipando, nos dijimos a sacar dinero para entrar de nuevo al bar. Destacar que aquí las comisiones por sacar dinero son de un euro aprox. Nada que ver con lo de España.

 

Cuando volvimos al bar nos sentamos con ellos, estaba también Jorge, el figura del equipo de fútbol en el que juegan mis amigos, “Los pechas”. Una vez aquí, Mariana y yo empezamos con nuestras pintitas, y las francesita con sidra de pera, mucho mas dulce y con el mismo alcohol aprox. Tras hablar un buen rato con las francesas por un lado, con nuestros paisanos por otro y por supuestos todos mezclados en un batiburrillo de lenguas como si de la Torre de Babel se tratase, las pintas empezaban a desinhibirnos bastante y a la que salía con Oscar a echarnos un piti, la conversaciçon se iba animando ya que este, con un inglés un poco de cuenca y bastante limitado empezaba a coger confianza por momentos y no paraba de hablar en espanglish…. El momento cúlmine fue cuando en una de nuestras salidas una borrachilla que estaba afuera empezó a hablar acerca de que teniamos que tener confianza en nosotros para hablar ingles, y hablar hablar y hablar para que asi cogieramos como escuhar, como pronunciar y como conversar… esta chica sabia algo de español y se esforzaba mucho por hacerse entender asi que Oscar lo pillaba casi todo, y me repetía “ tio tio que me estoy enterando de todo..”, fue realmente gracioso… tal fue la emoción que no paraba de abrazarme de lo contento que estaba…estoy seguro de que no olvidará este día fácilmente, de hecho creo que en sus próximas vacaciones vendrá aquí a mejorar su inglés. La francesitas se meaban de la risa porque no callaba y estaba todo el rato mezclando ingles con español… la verdad que fue muy divertido. Finalmente las francesas se marcharon y los españoles nos echamos una última pinta, donde aquí mi amigo se arrancó por empezar con una ración de chistes, muy buenos por cierto, y luego nos marchamos a que cenaran algo ya que llevaban pinetando un buen rato y no habían comido nada desde la 4. Un Kebab muy cercano les llamó la atención y entraron a comerse algunos el Kebab más grande que jamás se habían comido y otros una hamburguesa de pollo (la de oscar un poquito quemada jajaj). De aquí unos querían irse a dormir al hostal y otros aprovechar un poquito mas la noche corkense… al final acabamos en nuestra casa con Jorge y Oscar desvariando un poquillo en plan tranqui.

 

Fue un día genial la verdad, difícil de olvidar con tanta sorpresa y risa junta. Todavía flipo un poco la verdad. Gracias amigos!! Oscar eres un fiera!!! Nos vemos a la vuelta.